Estación de esquí de Sölden: ¡Un viaje de película!
PUBLICIDAD

A mediados de la pasada temporada pusimos rumbo a Sölden, una pequeña población en el valle de Ötztal del Tirol austríaco, cuya fama internacional es inversamente proporcional a su tamaño.

Volamos desde Barcelona con destino a Múnich, donde, con puntualidad germana, nos esperaba el chófer de la empresa 4Seasons First, que realiza traslados en vehículos privados (sin eufemismos los llamaríamos limusinas) hasta el resort desde diferentes aeropuertos.

El conductor, educado, aseado y parco en palabras, cargó los bultos en una Mercedes Viano con asientos de cuero y botellas individuales de agua mineral, que nos transportó dulcemente hacia Austria (la frontera está a menos de 30´).

 

Solden estacion esqui Austria_11

Realizamos el trayecto flanqueados por bosques escarchados y un cielo plomizo que no dejaba adivinar más allá de las copas de los árboles. Avistamos un sinfín de granjas, todas ellas con placas solares cubriendo la totalidad de sus tejados, y poblaciones presididas por iglesias de corte gótico, barroco y romántico.

Tierra alpina

A través de los cristales del vehículo, Austria presentaba una estampa digna de un cuento de Poe, con nieblas que acariciaban campos y viviendas de planta baja que filtraban una leve, blanquecina y tenue luz invernal.

Bordeamos Innsbruck y contemplamos montañas cada vez más grandes. Las nubes se retiraron y pudimos distinguir embelesados esos imponentes centinelas cubiertos de nieve que son la fuente de nuestro deporte.

Es curioso, para un peninsular, ver cómo conviven el desarrollo industrial y un medio natural no degradado, cómo todo el espectro de edificaciones mantiene las mismas características, con techos de pizarra o teja, y alberga casas familiares, oficinas y centros públicos.

A medida que nos acercábamos a Sölden por el cada vez más angosto acceso al valle de Ötz, sucedió lo contrario de lo que dictan las leyes meteorológicas y dejamos atrás las nieblas, a la vez que se imponía el sol y una temperatura cálida más propia de otras fechas.

Solden estacion esqui Austria_6

Es imposible no creer en estos momentos en el implacable cambio climático; y aunque mientras escribo estas líneas, a finales de diciembre, en el corazón del Valle de Arán, el invierno se ha instalado con arrebatadora e inusual fuerza y grita al viento del norte que no lo abandone, no podemos olvidar que estos episodios de crudo frío empiezan a ser la excepción.

Nos instalamos en el hotel Elisabeth, acogedor y con habitaciones muy amplias. De arquitectura típica austríaca y restaurado con los últimos avances tecnológicos, tiene todos los servicios necesarios para pasar una estancia inolvidable.

Está ambientado con motivos alpinos, como las puertas de los ascensores viniladas con dibujos de rebecos y montañas o una foto de esquí de los años sesenta como cabecera de cama.

En el tercer piso hay una terraza que pudimos disfrutar gracias al benévolo clima. También comprobamos el indudable respeto que tiene este pueblo a las tradiciones y a la naturaleza, porque aunque el hotel se ubica a menos de 200 metros de un escandaloso y divertido bar a pie de pistas… en la entrada huele a pueblo, a madera, a establo, a abono y a vacas.

El resort

Como es habitual en un par de adictos a la nieve, Txema y un servidor fuimos los primeros huéspedes en desayunar, para dirigirnos raudos al encuentro con nuestro guía, Sven Fiegl, profesor de la Escuela HochSölden y dueño del Hotel Pensión Charly, donde también ejerce de cocinero en los meses de verano.

Solden estacion esqui Austria_10

Sven ha nacido y vivido siempre aquí y su mujer es natural de Vent, una pequeñita población con dos remontes situada a 17 km de Sölden, en lo más profundo de un valle glaciar.

Cortésmente nos enseñó toda la estación y nos habló de la evolución cultural y económica a la que el valle de Ötz se enfrenta desde la eclosión del turismo invernal.

Nos citamos a las 9.00 horas y vimos dibujarse una mueca de sorpresa en su rostro al comprobar que, cinco minutos antes, ya estuviésemos en el lugar de encuentro, en la base del telecabina Gaislachkogl I, que arranca a 1.363 m y asciende hasta los 2.048 metros, con una capacidad de transporte de 3.600 personas por hora.

Todavía le resultó más inusual que le propusiésemos avanzar nuestra cita del día siguiente a las 8 de la mañana. Durante tres jornadas de esquí pudimos recorrer el dominio casi en su totalidad, intentamos esquiar fuera-pistas sin destrozar los esquís, nos reímos esquiando por la noche viendo un ejército de walking deaths europeos deslizarse ebrios y eufóricos en la línea de máxima pendiente, comimos en tradicionales cabañas y en lujosos restaurantes, nos remojamos en aguas y piscinas termales…

Lo único de lo que no fuimos capaces debido a la fatiga (pese a ser uno de los atractivos de la estación) fue salir de noche. Del resort son destacables los modernos funiculares, como el nuevo Giggijoch Mountain Gondola, con cabinas de última generación para diez personas, que cuenta con la mayor capacidad de transporte (4.500 personas/hora) de todo el mundo.

Solden estacion esqui Austria_7

Una verdadera obra maestra de la tecnología de transporte por cable de montaña, que sube desde la base (1.362 metros) hasta Giggijoch, una zona principal con todos los servicios, que incluye un escenario musical permanente a 2.283 metros.

También, indudablemente, tenemos que destacar que en Sölden puedes esquiar en dos glaciares diferentes. Uno es el Rettenbach, donde cada temporada se disputa en octubre la prueba inaugural de la Copa del Mundo de esquí alpino.

El otro, el Tiefenbach, con una pasarela/mirador que vuela por encima de la montaña y desde la que se observa Piztal, Stubai y el Wildspitze que, con 3.768 metros, es la segunda montaña más alta de Austria, por detrás del Großglockner.

Ni que decir tiene que es de visita obligada. Mientras explorábamos los glaciares, reparamos en que los cañones de nieve cubren toda la superficie esquiable. Ante nuestra extrañeza, Sven nos contó que de pequeño no podía concebir que el glaciar estuviese repleto de cañones, pero que sin embargo son un gran recurso en años con poca precipitación.

Gastronomía de altura

Un aliciente más de este valle y de la estación es la gastronomía. La variada oferta culinaria abarca un amplio abanico de sabores y arquitecturas.

Solden estacion esqui Austria_1

Porque es posible comer mientras una banda de músicos locales amenizan las terrazas de las cabañas tirolesas, que se conservan fieles al paso del tiempo, y ofrecen platos típicos (sopas con bolas de queso, enormes salchichas…) cocinados con productos locales como los que comimos en Gampe Taya, sentados en unos taburetes dentro de un antiguo establo de techo bajo.

Pero también es posible comer en Wirtshaus, un restaurante con un servicio exquisito, mantelería y cubertería de ciudad en Giggijoch, la parte del dominio que tiene más actividad social. En la carta encontrarás carpaccios, tartares, sopas y principales de pasta o carne, a precios muy razonables, en un ambiente acogedor con la madera de protagonista.

Pero el restaurante que indudablemente pone el colofón a una esquiada de película es el Ice Q, situado a 3.048 metros de altura, en la parte superior del espectacular telecabina Gaislachkogl II.

Su estructura cúbica de metal y cristal sobrevuela la cima de la montaña y tal es su presencia que fue el escenario de algunas escenas de acción y espectaculares imágenes de la película de James Bond Spectre. Un restaurante de lujo con una bodega con caldos venidos de todo el mundo y cocina internacional (linguinis de trufa, entrecote, risotos, escalopa…), que además tiene unas vistas que invitan a la sobremesa.

Epílogo de nuestro viaje

En nuestra visita a una de las mejores estaciones de esquí del mundo, en la que puedes esquiar en dos glaciares, nos encontramos en pleno mes de febrero con unas temperaturas propias de la primavera y escaso espesor de nieve en las pistas.

Solden estacion esqui Austria_14

 

Sin embargo, pudimos apreciar que los días de powder deben ser míticos, porque desde los remontes se abren un millar de líneas entre laderas escarpadas, spines o campos abiertos.

Nosotros gozamos como niños esquiando la zona central con pendientes considerables, conduciendo en las anchas y largas pistas de los glaciares y jugando en el Funpark, con trazados permanentes de slalom paralelo y circuitos ubicados en Giggijoch.

Hay mucho donde divertirse. Pero Sölden también es mucho más que este impresionante resort con instalaciones de última tecnología e infinitas pistas.

El pueblo empieza a bullir desde las cuatro de la tarde, a medida que los bares se llenan de turistas con ganas de juerga y, como sus corazones, la música sube de ritmo sin cesar hasta las diez de la noche, momento en el que el civismo europeo manda a todo el mundo a sus aposentos.

El análisis de Solo Nieve

Pistas: El trabajo de las máquinas es apabullante, cada mañana el fresado de todo el resort es impecable. Las pistas con mayor pendiente se encuentran en la zona central, aunque siempre existe un itinerario de pistas azules alternativo. No tenéis que dejar de esquiar la pista World Cup del glaciar de Rettenbach, el Fun Zone de Giggijoch o realizar un descenso seguido desde más de 3.000 metros hasta la base de las estación, a 1.363 metros.

 

Solden estacion esqui Austria_12

Remontes: El despliegue de infraestructuras de última generación es un espectáculo en sí mismo, como el nuevo Giggijoch Mountain Gondola, con cabinas de última generación para diez personas y que cuenta con la mayor capacidad de transporte (4.500 personas/hora) de todo el mundo. Tan solo se forman colas en las horas punta en el telesilla de seis plazas Langegg, una arteria principal que da acceso a Giggijoch y a los glaciares.

Cafeterías y restauración: Como detallamos anteriormente, la oferta es extensa y de calidad. Lo que más nos sorprendió es que el precio de los platos y bebidas son económicos, y se puede degustar en las cabañas aperitivos y platos principales desde los 5 hasta los 20 €. O comer de mantel y cocina elaborada, en la que el precio más alto son 19 € por un segundo plato. Y si lo que quieres es darte un homenaje, en el Ice Q puedes optar entre tres menús, que oscilan entre los 46 y los 67 €.

Acceso a pistas: Desde la avenida principal del pueblo, dos telecabinas dan acceso al dominio: el Gaislachkogl I y el Giggijoch Mountain Gondola. Toda la estación está acondicionada para que las pistas recojan a los esquiadores alojados por encima de la base.

Para aprender: Hay cuatro escuelas. La más antigua y que cuenta con una tradición e implicación en las demostraciones y espectáculos de la estación es la HochSölden, con una plantilla de más de 100 monitores del total de 250 (aprox.) que hay en el resort.

Precios: Austria no es caro. Con un forfait de poco más de 50 € al día y un terreno esquiable como pocos en el mundo, Sölden es un destino al alcance de quien no quiere perder la oportunidad de esquiar en uno de los valles más míticos de la cultura alpina.

Datos de interés de Sölden

Cómo llegar: Desde Innsbruck o Múnich, el viaje en coche es cómodo y hay multitud de servicios que ofrecen este trayecto.

Dónde dormir: Hay una oferta muy amplia, en el propio Sölden encontrarás más de 450 establecimientos, desde hoteles de lujo hasta pensiones o apartamentos. Aconsejamos consultar la web de la estación.

Para comer en pistas: Más de 30 cabañas (como Gampa Taya) y restaurantes (como Wirtshaus Giggijoch) invitan a tomar un descanso. El espacio gastronómico por excelencia es el restaurante gourmet Ice-Q, situado en Gaislachkogel (3.058 m), que sirvió como espectacular telón de fondo para el rodaje de la superproducción de James Bond Spectre. El inicio de la temporada de invierno 2017/18 da paso a otra referencia gastronómica y arquitectónica en el centro de esquí de Sölden: el nuevo restaurante en el glaciar Rettenbach.

Alternativas al esquí: Existe una animada temporada de fiesta, cultura musical y après-esquí, con eventos internacionales del más alto nivel como el DJ-Marathon Electric Mountain Festival en Giggijoch. O la recreación de la epopeya de Hannibal, en la que narran la historia acaecida en 216 a. C., cuando cruzó los Alpes centrales junto con 60.000 guerreros, miles de caballos y 37 elefantes en solo diez días. Una impresionante coreografía en vivo que se lleva a cabo cada dos años en el glaciar de Rettenbach.

Para salir de marcha: El ocio en la estación es digno de la Península. Desde las cuatro de la tarde los bares situados en pistas ofrecen un rato de fiesta. Mientras los turistas van descendiendo, los bares de las cotas bajas completan aforos hasta las diez de la noche, cuando las discotecas situadas en la avenida principal abren sus puertas.

Solden estacion esqui Austria_4

Sölden en datos

Cotas máxima/mínima: 3.340 /1.350 m

Extensión: 144 km de pistas

Pistas: 69,8 km fáciles, 44,8 km medias, 27,4 km difíciles, 2 km itinerarios

Remontes: 31. 1 funicular, 1 teleférico, 6 telecabina, 15 telesillas, 8 telesquís

Capacidad: 65.500 personas/hora.

Nieve artificial: 76 % de las pistas

Snowparks: Giggijoch

Precio forfait: 1 día, 53 € temp. alta/52 € temp. baja. 6 días, 285 € temp. alta/ 257 € temp. baja.

Fotografías de: Txema Trull

1 comentario en «Sölden: Una estación de Película»

  1. Que recuerdos… La verdad es que no habia esquiado fuera de Andorra y Catalunya y tuve la oportunidad gracias a unos familiares residentes en Alemania que nos llevaron 2 dias a esquiar en Sölden… Que puedo decir, el recuerdo como enfermo de la nieve fue inolvidable. La infraestructura, la cultura de nieve y su calidad fueron unas de las cosas que mas me impactaron. Ahora bien, el mejor recuerdo que me quedo es haber hecho el descenso que explica nuestro compañero desde los 3000m hasta la base de la estacion. Esa sensacion que tantas amistades me habian dicho de bajadas de 30-40 minutos me parecian imposibles! Pues no señores, existen, y lo he vivido. Brutal! Que magico el bajar hasta el pueblo e ir encontrandote los pubs apre-ski en la pista con la gente tomando algo y bailando musics tirolesa. Asi que si teneis la oportunidad, aprobechadla que no os defraudara! Salud y nieve!!

    Responder

Deja un comentario